Plantar

Hiperhidrosis plantar

La sudoración plantar o hiperhidrosis  plantar se produce cuando el sudor de pies es excesivo e intenso y podría tener una causa patológica.

Aparentemente la hiperhidrosis en los pies podría no suponer un problema mayor ya que no se nota a simple vista pero se equivocan. La hiperhidrosis plantar provoca una humedad constante en los pies, que puede favorecer la proliferación de hongos y bacterias y por consecuencia las infecciones, agravándose esta incomodidad si se utilizan zapatillas y calcetines.

Adicionalmente a la molestia que ocasiona en sí el exceso de sudoración plantar, esta patología suele ir asociada a la bromhidrosis (mal olor) y es bastante frecuente entre la población, principalmente en la época de la pubertad. Por este motivo, es imprescindible tener un cuidado exhaustivo en el aseo de los pies durante el lavado y secado para evitar los malos olores y la generación de hongos.

Asimismo, se recomienda el uso de polvos de talco con antitranspirantes para mantener secos los pies, así como productos en aerosol especiales para pies y evitar el calzado ajustado, de tejidos sintéticos y que no tenga sistemas de ventilación.

Además de estos cuidados, existen otros tratamientos en el mercado como la iontoforésis que consiste en colocar las manos o los pies en dos recipientes con agua, los cuales están conectados a una unidad galvánica con corriente continua de baja intensidad aplicada durante unos 10 a 20 minutos por sesión, siendo necesarias durante el tratamiento inicial una sesión diaria para obtener los resultados deseados que habitualmente comienzan a ser visibles a partir de las 10 o 20 sesiones. Esta técnica se puede realizar en un centro dermatológico o en la privacidad del hogar ya que actualmente existen en el mercado dispositivos para el uso doméstico, teniendo una serie de cuidados específicos para garantizar la seguridad y efectividad del tratamiento.

Síntomas de la hiperhidrosis plantar

El síntoma más frecuente de la hiperhidrosis plantar es el exceso de sudoración en dicha zona, lo cual puede traer una serie de consecuencias que pueden ir afectando no solo el aspecto físico, sino también el psicológico, ya que las personas suelen sentirse mal al respecto y cohibirse de realizar ciertas actividades comunes que requieran de la ausencia de calzado.

Producto de la alta cantidad de sudoración se pueden desarrollar malos olores, así como de la aparición de hongos y bacterias que producen cierto picor o comezón directamente sobre la planta de los pies, o entre los dedos, generando con ello también el quiebre o rasgadura en dichas zonas lo cual puede empeorar los síntomas.

¿Por qué se genera la hiperhidrosis plantar?

Existen dos tipos de hiperhidrosis que afectan la planta de los pies de las personas, teniendo causas variadas de acuerdo al organismo de cada uno de ellos y los factores externos que estos puedan sufrir durante el transcurso de las actividades cotidianas.

Hiperhidrosis primaria

Las causas fijas de esta hiperhidrosis son inciertas sin embargo diversos estudios y seguimientos de pacientes apuntan a una hiperactividad de las glándulas sudoríparas que generan una respuesta o estimulación por parte de los cambios emocionales que pueda sufrir el paciente, siendo el temor, nerviosismo, ansiedad y excitación los primeros agentes actuantes.

Al iniciar el proceso de sudoración, el individuo activa un proceso de nerviosismo dadas diversas vivencias que haya podido tener, en el que la alta sudoración presenciada la ropa le haya puesto en apuros o en algún momento vergonzoso, aumentando de tal manera el exceso y rapidez de la sudoración.

Otro de los factores viene dado por el tipo de alimentos que se consumen, ya que el no mantener una dieta balanceada, rica en nutrientes, con un consumo constante de bebidas alcohólicas, grasas, y carbohidratos en exceso puede conllevar al empeoramiento de esta patología.

Hiperhidrosis secundaria

Este fenómeno viene dado por otros tipos de situaciones o factores clínicos dependientes de cada persona, entre las cuales se puede conseguir las lesiones cerebrales, lesiones tumorales intratorácicas, afecciones sobre la medula espinal, intoxicaciones por mercurio y fenómenos como el parkinson, tirotoxicosis, feocromocitoma y otras más.

Es importante mencionar que este tipo de hiperhidrosis que se puede presentar en la planta de los pies es poco frecuente, sin embargo, puede ser el menor de los problemas cuando se tiene cualquiera de los fenómenos anteriormente expuestos.

Es importante destacar que estos síntomas pueden presentase producto de otras patologías, sin ser una afección directa del organismo, por lo que puede ser carreado dados los problemas de ansiedad o nerviosismo de las personas, así como de la hiperactividad de la tiroides o un bajo nivel de la concentración de glucosa en la sangre, por lo que primero deben ser revisados otros factores antes de afirmar que esta sea la problemática.

¿Cómo disminuir los síntomas de la hiperhidrosis plantar?

Existen una serie de actividades que las personas que padecen de esta patología pueden hacer, con el fin de disminuir los síntomas y con ello las consecuencias para que puedan sentirse no solo físicamente mejor, sino tener la confianza necesaria para no limitarse en ninguna situación.

  • Permanecer en ambientes frescos que no generen un alza de la temperatura corporal, ya que este es el mecanismo natural del cuerpo para mantener una temperatura constante de 37°C.
  • Evitar el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas, así como de sustancias similares al picante que puedan estimular las glándulas productoras de sudoración.
  • Acudir a un experto que ayude a llevar una línea de ideas para controlar las emociones. El mantenerse tranquilo evitara la producción de estrés y ansiedad cuyos factores son generadores de una excesiva sudoración.
  • Si la zona afectada son los pies, hay que darles una mayor dedicación a la limpieza o higiene de los mismos, con el fin de eliminar la acumulación de toxinas y la posible aparición de malos olores.
  • Emplear mejores productos desodorantes o en el caso de los pies polvos de talco o ácido bórico directamente sobre ellos, para que cada centímetro de piel este recubierto del componente y se frene en mayor medida la sudoración y producción de malos olores.
  • Lavar constantemente el calzado, ya que la sudoración trae consigo la expulsión de sales y toxinas que quedan acumuladas sobre el calzado y poco a poco van generando un mal olor, siendo también un cultivo de hongos y bacterias.
  • Existen ciertas plantillas fabricadas especialmente para este tipo de condiciones, ya que contienen al menos 3 capas de absorción que retienen eficientemente el sudor, que luego de culminado el día deben ser puestas en secado y deben ser lavadas constantemente.

Tratamientos para la hiperhidrosis plantar

Existen una serie de tratamientos que pueden funcionar perfectamente en la disminución de este incidente, llegando a ser muy efectivo en cada una de las zonas comunes, incluyendo la planta de los pies.

Tratamiento con toxina botulínica

Se trata de un método efectivo que se basa en la infiltración por medio de agujas finas sobre la zona afectada, de un líquido llamado toxina botulínica, la cual funciona como un freno en la función realizada por las glándulas sudoríparas.

Cabe destacar que el tratamiento no genera efectos secundarios ni ningún tipo de molestia o herida que requiera de reposo o cuidados extras, ya que el individuo podrá salir inmediatamente a continuar con su vida diaria. El tratamiento genera una duración efectiva de unos aproximados 6 meses.

Tratamientos dermatológicos

Son tratamientos puestos exteriormente y que poseen un funcionamiento efectivo con poca duración, pero con efectos secundarios, teniendo entre ellos el clorato de aluminio cuyo efecto se puede presenciar en 4 o 5 días dependiendo del tipo de piel, pero que puede generar irritaciones molestas sobre el área tratada.

También se tienen las sustancias anticolinérgicas como la oxibutina y glicopirrolato que pueden generar efectos contraproducentes como el elemento anteriormente mencionado.

Tratamientos quirúrgicos

Este tipo de tratamientos son un tanto más complicados y pueden representar una solución definitiva a dicha problemática, ya que se tratan de la extracción de las glándulas sudoríparas mediante procedimientos como la succión, curettage subdérmico, liposucción o curettage directo, mediante disección.

También se tiene la técnica de la simpatectomía Subcutánea Temporal con fenol. Muchos procedimientos son altamente efectivos cuando se realizan a una corta edad, sin embargo, no impiden la veracidad de los resultados.

Este tipo de solución es recomendada para personas cuyo problema se puede mostrar crónico, o aquellos que han probado con diversas alternativas sin haber encontrado una respuesta concreta y requieren de un tratamiento que mejore su calidad de vida.

¡Muchas gracias por acompañarnos en la lectura! Continua en nuestra página web y conoce más acerca los diferentes tipos de hiperhidrosis. 

No olvides dejar tu comentario o preguntar cualquier duda que tengas 😉

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos relacionados con hiperhidrosis plantar:

Sudor de pies

  El sudor de pies si es excesivo puede generarse debido a una patología conocida como hiperhidrosis plantar. ¿Cuál es la causa del sudor en

Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *