Cómo evaluar la sudoración excesiva

Cuando nos sometemos a esfuerzos físicos o estrés, el sudor empieza a dar presencia en nuestras axilas, manos, pecho, espalda e incluso en los pies, llegando a incomodarnos en exceso dependiendo de la cantidad de sudor. Es aquí donde debemos evaluar si realmente son sudores ocasionales o realmente padecemos de sudoración excesiva.

La sudoración excesiva es simplemente un exceso de sudor para mantener regulada la temperatura corporal. Cuando el sudor es en exceso y sobrepasa los niveles necesarios para enfriar nuestro cuerpo, es realmente cuando podemos hablar de sudoración excesiva.

Se han desarrollado varias pruebas para evaluar el grado de sudoración excesiva, aunque los diagnóstico pueden ser algo subjetivos dependiendo del estilo de vida y genética de cada persona. Una de las pruebas más utilizados es el Test de Minor; consiste en aplicar yodo en las palmas de las manos o en las axilas con la piel totalmente limpia y seca, y luego se esparce suavemente fécula de maíz sobre la zona yodada. Cuando el paciente empieza a sudar, la combinación del yodo y la fécula se convierte en un color azul oscuro resaltando con claridad las zonas con más sudoración.

Una vez esclarecida la zona con sudoración, hay otras pruebas como la escala de severidad de la hiperhidrosis que determina los grados de sudoración excesiva y cuanto puede afectar en la calidad de vida de las personas que lo padecen. Este método pretende determinar cuánto interfiere la sudoración excesiva en la calidad de vida. Es un sistema fácil de analizar ya que simplemente consiste en una puntuación del 1 al 4, donde 1 y 2 anotan una hiperhidrosis moderada y 3 y 4 una hiperhidrosis severa.

La escala es la siguiente:

  1. Mi sudoración no es notable y no interfiere con mis actividades diarias.
  2. Mi sudoración es tolerable pero a veces interfiere con mis actividades diarias.
  3. Mi sudoración es poco tolerable y frecuentemente interfiere con mis actividades diarias.
  4. Mi sudoración es intolerable y siempre interfiere con mi vida diaria.

Esta escala es utilizada habitualmente para determinar la eficacia de los distintos tratamientos para controlar la sudoración compensatoria o hiperhidrosis, e ir evaluando las mejoras. En algunos casos han llegado a reducir hasta en 2 puntos la evaluación y tan solo en los casos de uso de las ropas diseñadas para la eliminación de las manchas de sudor pueden reducir de 3 hasta 4 puntos como la ropa antisudor Sutran Technology

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *