Hiperhidrosis

Todo sobre la hiperhidrosis

El exceso de sudoración incontrolable o como también se llama, hiperhidrosis, puede llegar a afectar la salud y las relaciones sociales. Hiperhidrosis.es nace para difundir información veraz y de calidad sobre esta patología que afecta a un 3% de la población mundial.

¿Qué es la hiperhidrosis?

En el caso de la hiperhidrosis, este exceso de sudoración se produce por un fallo en el sistema nervioso simpático que provoca que nuestro cuerpo produzca más sudor del necesario para regular la temperatura corporal, generando situaciones molestas e incómodas en muchas ocasiones y limitando las relaciones sociales de quienes lo padecen debido a la ansiedad y complejos que se generan. En sus formas más severas puede llegar a producir hongos, descamación, mal olor, irritación y pigmentación de la piel, además de contribuir a las infecciones.

Esta patología suele iniciarse en la infancia o la pubertad y se extiende durante toda la vida de quien la padece si no se realiza ningún tratamiento paliativo ya que en la actualidad no existe ningún tratamiento que la erradique de forma definitiva.

Aproximadamente un 3% de la población mundial padece hiperhidrosis y afecta de igual manera a hombres y mujeres.

Existen diferentes tipos de hiperhidrosis en función de la zona en la que se produce el exceso de sudoración, como pueden ser la sudoración palmar, sudoración plantar, sudoración facial y sudoración axilar, siendo esta última la más frecuente, alcanzando hasta un 60% de los casos.

Existen casos en que la hiperhidrosis puede producirse por herencia genética (hasta un 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con la misma patología) , aunque sin embargo también puede presentarse como consecuencia del consumo de ciertos medicamentos y de alguna afección médica como: menopausia, cáncer, hipertiroidismo, acromegalia, enfermedad pulmonar, parkinson, síndrome carcinoide, entre otras.

Los problemas más comunes de la hiperhidrosis.

El sudor es un proceso totalmente natural que puede regularizar la temperatura del cuerpo, por lo tanto, si nos encontramos en un ambiente que esté a una temperatura elevado, si realizamos actividad física intensa o si surgen situaciones emocionales que aceleren nuestro organismo en forma externa, el cuerpo responde inmediatamente manifestándose con la sudoración.

Sin embargo, el exceso de sudoración incontrolable con respecto a estos estímulos emocionales o a los aumentos de temperatura, pasa a ser ya una patología que puede provocar efectos sociales, psicológicos y laborales que afecten causando incomodidad y en los casos de mayor gravedad hasta un alto nivel de retraimiento social.

¿Cuáles son las causas de la hiperhidrosis?

Cuando el cuerpo tiene la necesidad de liberar el calor, se manifiesta por medio de la transpiración y el refrescamiento de la piel, mediante un proceso de liberación. Por tal motivo, se produce la sudoración cuando sentimos calor, bien sea mientras hacemos ejercicios o si nos encontramos en un alto nivel de tensión que descargue un estado nervioso que aumente la temperatura corporal.

La causa principal de este padecimiento, se debe a la hiperactividad de las glándulas sudoríparas que producen el sudor sin ningún tipo de control en las zonas específicas.

Cuando este exceso de sudor se produce en las áreas de las manos, la cara, los pies o las axilas, se le conoce como hiperhidrosis focal o primaria, que es una causa desconocida lo que ha llevado a la determinación que podría ser una condición hereditaria.

Generalmente los casos de este tipo de sudoración, se deben a la ejecución de algunos hábitos que muchas veces son excedidos por las personas, entre ellos el consumo de ciertos alimentos, la cafeína, la nicotina, las bebidas alcohólicas y algunos olores que producen el sudor.

En caso de que la sudoración excesiva se presente en todo el cuerpo o en un área específica por consecuencia de una enfermedad o por cualquier otra afección médica, se le conoce como hiperhidrosis secundaria, siendo el tipo menos frecuente. Las causas de este tipo de trastorno pueden ser los siguientes:

  • Problemas en las glándulas tiroideas.
  • Trastornos del sistema nervioso.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Exceso de la ingesta de alcohol.
  • Síndrome carcinoide.
  • Sofocos producidos por el proceso de la menopausia.
  • Diabetes.
  • Episodios de ansiedad.
  • Tumor en la glándula adrenal o feocromocitoma.
  • Ataque cardíaco.
  • VIH.
  • Trastornos en la producción de glucosa.
  • Obesidad.
  • Acromegalia.
  • Producción de linfomas.
  • Tuberculosis.
  • Diversos tipos de cáncer y algunos tratamientos para esta enfermedad.
  • Niveles bajos de azúcar en la sangre.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Diferentes infecciones.
  • Consumo abusivo de algunos medicamentos.

¿Cómo saber si tengo hiperhidrosis?

La presencia del sudor en las manos, las axilas, la cara y en los pies es bastante evidente cuando realizamos esfuerzos físicos o si nos sentimos muy estresados, en esos casos el organismo comienza a producir una sudoración que muchas veces suele ser en cantidades un tanto incómodas.

Pero ¿Cómo podemos saber si padecemos de esta enfermedad? Básicamente se puede saber cuando se suda sin motivos en los lugares donde no esté haciendo calor. Se puede tratar de una enfermedad crónica que afecta a un cierto porcentaje de la población durante la pubertad y si no es tratada a tiempo puede llegar a durar toda la vida afectando significativamente las relaciones sociales.

Los especialistas que tratan este tipo de padecimiento, han buscado una solución desarrollando una serie de pruebas o test que pueden determinar o curar la severidad del mismo y localizar las áreas que contengan mayores problemas.

Entre tantas pruebas, una de las que más se utiliza para poder saber con exactitud dónde se encuentran ubicadas las glándulas sudoríparas de mayor actividad, es la que consiste en la aplicación de tintura de yodo en las palmas de las manos o en las axilas.

Prueba de tintura de yodo

La piel debe estar totalmente seca para realizar este procedimiento, luego de tener la seguridad de que esta seca completamente, se debe aplicar con suavidad una dosis de fécula de maíz sobre toda el área que contenga el yodo.

Una vez que el paciente comienza a sudar, se combina el yodo con la fécula de maíz, produciendo una coloración de color azul oscuro que permite visualizar con claridad la zona que contenga mayor sudoración.

Esta prueba los especialistas la utilizan con frecuencia cuando se usa la toxina botulínica como tratamiento de esta enfermedad para así lograr delimitar y tratar con mayor eficacia los lugares que tienden a sudar más.

La otra forma que aplican los médicos que sirve como primer diagnóstico, es por medio de la realización de test, en donde el paciente deberá responder con un simple si o no según corresponda y de esa forma se pueda detectar el nivel que tenga la enfermedad y los síntomas que presenta.

El test puede contener preguntas sencillas como las siguientes:

  • ¿El sudor se manifiesta con facilidad varias veces al día, aunque se esté en un estado sin actividad?
  • ¿No puede dejar utilizar toallas, antitranspirantes y pañuelos durante todo el día?
  • ¿Seguidamente la piel se ve afectada por diversas irritaciones o infecciones por causa de la sudoración?
  • ¿Es de gran preocupación si aparase notoriamente la sudoración en público o en reuniones nocturnas?
  • ¿En situaciones de extrema tensión laboral, el sudor se manifiesta más de lo normal?
  • ¿Estando en la casa o en la oficina, es necesario cambiar constantemente la camisa o la blusa por causa de la transpiración?
  • ¿Recurre varias veces al día a la ducha en días no solo en días de calor, sino también durante el invierno??
  • ¿Debe cambiar la ropa seguidamente debido a que el sudor la daña o la estropea?
  • ¿Transpira con mayor frecuencia cuando se encuentra en compañía de otras personas?
  • ¿Evita agarrarles las manos a otras personas por problemas de transpiración en las manos?
  • El médico tratante también puede recomendar la realización de análisis de sangre, orina y de algunos otros análisis de laboratorio para poder tener la seguridad de que la sudoración sea por producto de alguna otra enfermedad como el nivel bajo de azúcar en la sangre o por tiroides hiperactiva.

Los tipos de hiperhidrosis

La hiperhidrosis se clasifica de la siguiente manera:

Hiperhidrosis primaria

Este tipo de hiperhidrosis se presenta ante una disfunción en el sistema nervioso autónomo, debido a las señales que emite el cerebro a las glándulas sudoríparas, aunque no haya necesidad de enfriar el cuerpo y cause un sudor abundante y a su vez diversas molestias.
Mayormente se presenta cuando las personas se someten a circunstancias nerviosas que les cause tensión, por excitación o por algún susto permitiendo la vergüenza ante los demás.

Hiperhidrosis secundaria

Cuando hablamos de la hiperhidrosis secundaria, nos referimos a afecciones que pueden abarcar todo el organismo debido a otras enfermedades que generan una gran cantidad de síntomas como lesiones tumorales, intoxicación por la ingesta abusiva de medicamentos, lesiones cerebrales, cambios hormonales, infecciones, entre otros.

La hiperhidrosis palmar se trata del sudor anormal en las manos, es uno de los casos de mayor frecuencia de esta enfermedad. Puede llegar a afectar a personas de ambos sexos y se manifiesta en cualquier momento sin importar la temperatura, ya que es producto del estrés, los nervios o la ansiedad. Para la mayoría de los que la padecen, es un inconveniente que afecta notoriamente la autoestima y las relaciones personales.

Este es el tipo de este padecimiento más común de esta enfermedad vergonzosa para aquellos que la sufren y que no saben cómo curar este sudor incontrolable. Como bien sabemos, la transpiración es un procedimiento natural del cuerpo como defensa de bajar los niveles del calor dentro del organismo.
Pero en el caso del sudor excesivo en la zona de las axilas, ya es una irregularidad que no conoce de los estados climáticos del entorno, que en muchas ocasiones se encuentra acompañado de mal olor y además influye en el deterioro de las prendas de vestir.

La sudoración en la zona facial o en la cabeza, se debe al resultado de la hiperactividad del sistema nervioso simpático, el cual es totalmente incontrolable. Produce una fuerte transpiración no solo en la cara, sino también en el área del cuello y en el cuero cabelludo.
En el caso de las mujeres que les afecta este padecimiento, deben estar pendiente de que no se les arruine el maquillaje y cuidar sus estados emocionales, ya que se les puede presentar la sudoración así se encuentren en un ambiente que esté completamente frío.

El excesivo sudor de los pies, es un trastorno crónico que generalmente se presenta en la etapa de la pubertad, puede ocasionar molestias que afectan psicológicamente a quien padece esta enfermedad.
Para que se pueda diagnosticar este padecimiento, es necesario presentar una sudoración variante durante todo el día, es decir, llevar un control de la transpiración mínima nocturna, hasta las transpiraciones fuertes del día que se generan por las diversas actividades físicas y a las altas temperaturas.
Debido a esto la persona afectada, puede obtener su propio diagnóstico clínico, ya que puede constatar la forma y el nivel de sudoración en esta zona de su cuerpo.
Entre los síntomas que más resaltan en este tipo de hiperhidrosis, se encuentran:

  • Aparición frecuente de ampollas.
  • Olores fuertes y demasiado desagradables.
  • Coloración de la piel más blanca de lo normal y mucha sensibilidad en la planta de los pies.
  • Alto nivel de humedad en los zapatos y calcetines.
  • Infecciones causadas por la frecuente aparición de los hongos debido al exceso de humedad.

Cómo evitar sudar mucho.

Si quieres conocer más información sobre los diferentes tipos de hiperhidrosis que existen, te invitamos a explorar nuestra página web, dónde abarcaremos con profundidad su definición, causas, síntomas y posibles tratamientos que existen en la actualidad.

Si tienes dudas o simplemente quieres comentar tu caso te invitamos a escribirnos un comentario en el formulario de abajo.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos relacionados con hiperhidrosis:

Vivir con hiperhidrosis

Vivir con hiperhidrosis es hoy en día una tarea pendiente para muchos debido a la falta de comprensión social y desconocimiento de esta patología. Todo el mundo

Leer Más

Afrontar la hiperhidrosis

Afrontar la hiperhidrosis a menudo puede resultar un proceso complicado ya que al igual que ocurre con otras patologías, los efectos secundarios que genera por

Leer Más

Bromhidrosis

Bromhidrosis es el nombre que recibe la producción de un olor corporal desagradable a pesar del uso de desodorantes o antitranspirantes y que es causado

Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *