Sudoración facial

Junto con la sudoración palmar, la hiperhidrosis facial es muy molesta y sumamente difícil de ocultar. Como en todas las ramas de la hiperhidrosis, no hay una causa específica por la que se produce ese exceso de sudor, es completamente ajeno a factores externos, tales como la calor, el ejercicio físico o un estado de nerviosismo o miedo.

Es verdad que dichos factores agravan los efectos de la sudoración facial, y se hace aún más difícil de controlar. La calidad de vida de las personas afectadas se reduce considerablemente; tener constantemente la cara empapada de sudor es un impedimento para aquellas personas que trabajan de cara al público, pudiendo causar una mala imagen o pudiendo ser considerado de anti-higiénico si se trabaja en restauración.

No solo es una molestia para la vida laboral, sino también en la cotidiana, donde las relaciones sociales se ven afectadas notablemente, produciendo inseguridad, estrés o vergüenza haciendo de esto un círculo vicioso: a más estrés, más sudor, y a más sudor, más estrés.

Como cualquier tipo de hiperhidrosis hay tratamientos naturales que ayudan a mitigar los efectos de la sudoración excesiva, y otros no tan naturales como la operación de simpatectomía.

essay form

0 Respuestas a “Sudoración facial”