Sufrir de cualquier patología, por pequeña que sea, siempre causa una incomodidad y una baja de autoestima en la mayoría de ocasiones.

Aún consiguiendo disimular los síntomas no cambia el modo de afrontarlo de la persona afectada, y el cansancio psicológico puede hacerse muy patente en la vida cotidiana del individuo.


Hiperhidrosis facial

Lo importante es poder ser capaz de afrontar la situación y vivir con ello de una forma normal, no sentirte como una persona rara.

Según un estudio de la academia española de dermatología y veneorología (aedv), el 3% de la población sufre de una sudoración excesiva; esto nos lleva a que en España alrededor de un millón y medio de personas sufren de esta patología.

 

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, hay que intentar aprender a vivir con ello. La sudoración no es mala, es importante para el control de la temperatura, la creación de una primera barrera de defensa cutánea y sobretodo para expulsar toxinas de nuestro cuerpo.

La hiperhidrosis es un problema que quizá no se consulta excesivamente por la falta de eficacia de los tratamientos que existen actualmente y que poco a poco puede ir deteriorando la calidad de vida de las personas que la padecen.

Es por eso que a parte de las soluciones para el sudor ya conocidas y mencionadas hasta ahora, es importante saber controlar los estados de ánimo como el estrés, y sobretodo aceptar tu condición de vida y sobrellevarlo con toda normalidad y tranquilidad del mundo.

Hiperhidrosis palmar

Deja un comentario