¿Para qué sudamos?

Sudar es una necesidad fisiológica. Los animales homeotermos, entre los que estamos los humanos, mantenemos nuestra temperatura constante gracias al metabolismo y a la existencia de mecanismos termorreguladores que ajustan de calor y frío del organismo. En este mecanismo participan el sistema nervioso, el aparato cardiovascular y el endocrino, y la sudoración juega un papel fundamental. Precisamente esa capacidad de los mamíferos para mantener una temperatura constante constituye una gran ventaja adaptativa que les permite realizar una actividad normal independientemente de la temperatura ambiental; además de eliminar toxinas y proteger la piel.

work from home jobs

El cuerpo humano posee más de tres millones de glándulas sudoríparas repartidas, sobre todo, en las axilas, palmas de las manos, en las suelas de los pies y en la frente. Existen dos tipos de glándulas: las llamadas apocrinas y las ecrinas.

Así, es el cerebro el que junto con el sistema nervioso manda la señal a las glándulas sudoríparas para que comiencen a segregar sudor.

Podemos distinguir dos tipos de sudor: el físico y el emocional.
El sudor físico se produce porque el cuerpo eleva su temperatura y necesita refrigerarlo; aquí forman el sudor las glándulas ecrinas.
El sudor emocional está provocado por situaciones como el nerviosismo antes de una entrevista o examen, miedo o vergüenza. Este sudor lo forman las glándulas ecrinas y las apocrinas y debido a esto es característico el olor más desagradable.

El sudor es en un 99% agua y otros componentes químicos del cuerpo humano, como sodio, potasio, cloro y calcio. Es incoloro y su sabor es ligeramente salado.

En un día normal, podemos sudar hasta un litro, pero si realizamos algún ejercicio físico, esa cantidad se puede multiplicar.El problema de la hiperhidrosis es que ese “día normal” pueden llegar a sudar en exceso en los momentos normales y en continuidad durante el día.

Los comentarios están cerrados.